formacion en constelaciones familiares en valencia

Desde nuestro blog, hoy queremos centrarnos en el trabajo del terapeuta en Constelaciones Familiares, en el trabajo de constelar. Para poder trabajar como terapeuta y no proyectar sobre los demás nuestras debilidades o nuestro niño interior, lo primero que debemos hacer es deshacernos del concepto bueno y malo.

FORMACION EN CONSTELACIONES FAMILIARES

BUENO Y MALO.

Lo que para nosotros es malo o bueno, depende de eso que era bueno y malo para nuestros padres y abuelos, y básicamente eso es algo cultural. El niño no nace sabiendo que es bueno o malo, sino lo que le gusta o no le gusta. Y luego, son los padres , y el entorno educativo los que le indican,  que es bueno, y lo que no debe hacerse,  pues es malo. Negándole el instinto de poder acceder a lo que él siente realmente ante esa situación o ante esa persona.

Para poder trabajar debemos utilizar mejor los conceptos de ME GUSTA Y NO ME GUSTA. Pues así evitamos hacer un juicio sobre los demás, al utilizar, ese o el ME CONVIENE Y NO ME CONVIENE, evitamos el juzgar, que siempre implica en involucrarse como parte en ese asunto.

EL TRABAJO DE CONSTELAR

UNA DE LAS PARTES MAS DURAS DEL TRABAJO de constelar es el no juzgar sobre todo a los agresores o perpetradores. De hecho el terapeuta debe llevarlos en el corazón, pues de este modo se queda fuera como observador, y puede guiar en el desarrollo del sistema. Para eso cree una frase que vino de mi interior que: MAS ALLA DE LOS HECHOS BUENOS O MALOS EL ALMA ES PURA. Esta frase integra y armoniza las emociones más duras y los sucesos más terribles.

Esta frase surge de una visión que tuve en una de las Constelaciones Arquetípicas, con Jose Antonio Campaña, donde en una oscuridad total, que representaba el vacío cósmico, vi al final un pequeño teatrillo de marionetas, y una voz interior que me decía, “ves, no es tan serio, todo es un teatrillo, solo es un teatrillo”.

Cuando comprendemos que somos seres de luz y que hemos venido a experimentar a la tierra en tercera dimensión como en una escuela nos convertimos en poderos  y humildes al mismo tiempo y sobre todo el sufrimiento deja de tener poder sobre nosotros para convertirse en solo dolor.

 Después de realizar muchas constelaciones te das cuenta que difícilmente la persona puede escapar de su personaje, y que difícilmente puede salir de su papel sea de víctima, agresor o salvador, los tres principales papeles con los que se viste el ego. Por eso lo que logra la constelaciones es salir de ese cascarón, para conectar con “ese fluir más grande” del que habla Bert Hellinger.

Solo, el héroe como dice Jodorowsky puede poner luz ante tanta oscuridad, haciendo consciencia y colocando en su interior su sistema, su lugar y valorando la obra en su totalidad. Así surge o puede surgir la compasión. Y la compasión transmuta el horror.

No sabemos que lleva a una persona a ser malvada y cruel pero sabemos que el ser humano lleva tanto una parte, como la otra, y que el amor siempre es una energía más potente, pues es la energía que mueve el universo. Si yo estoy en el amor  y puedo ver el amor en otro, tengo a mi favor toda la fuerza del universo. Así al contrario cuando me enfrento a la Vida, al Amor, tengo en contra una fuerza mucho más poderosa que yo.

Al aceptar y no juzgar o ponernos de parte ninguna en el caso de agresores y víctimas, damos la oportunidad que ellos consigan verse sin papeles, como almas, con los ojos del amor, sin culpa, aunque sí con RESPONSABILIDAD.

La responsabilidad, como el dolor son emociones y circustancias que nos dan fuerza, nos hacen aceptarnos como somos, pero integrados y formando parte del grupo, o de algo más grande como indica Hellinger. Por el contrario, el sufrimiento y la culpa, nos debilitan porque se alargan en el tiempo  se convierten en un traje sucio que no te puedes quitar.

Una vez el terapeuta ha conseguido estar en una posición de aceptación y neutra, debe SER. Esto significa, ESTAR EN PRESENCIA, dejar de ser él mismo, para ponerse al servicio de eso más grande que le mueve y le va indicando el camino, lo que en metafísica llamamos PRESENCIA YO SOY, o el Ser Superior y Divino que cada uno de nosotros llevamos dentro.

Esta Presencia, deja a un lado al pequeño ser que tenemos dentro que juzga, que opina que tiene ego, y se convierte en un Ser que vive con intensidad ese momento, que vive EL PRESENTE, punto desde el cual tiene que comenzar la historia. Solo desde ese punto puede el terapeuta llevar a los participantes a ese punto donde el rio de la vida te lleva solo. Solo desde ese estado, puede entrar en el inconsciente Colectivo de ese sistema familiar y comenzar a entenderlo y al entrar ellos también en ese estado pueden encontrar la solución a ese problema.

Una vez dentro de esa energía que suelo definir como un río de viento, pues es como si el espíritu te llevara  a donde se forman los recodos, donde  puedes comprender lo ocurrido,  y así también, la persona que necesita saber lo que ocurre en su vida o en su árbol familiar puede del mismo modo conocer, y al conocer se acepta, pues lo que se conoce deja de dar miedo. Al aceptar, puede tener compasión y es entonces, cuando el amor entra en la escena y puede llegar la sanación. Es entonces cuando todo cobra sentido y tiene un lugar. La aceptación llega como la muerte, no se puede cambiar pero te concede el don de la paz y la fortaleza. Así el agresor y la víctima van de la mano para comenzar un nuevo juego, en un lugar donde les corresponda para su evolución.

También en las constelaciones, podemos comprobar que las almas muchas veces se han quedado atrapadas en su evolución, por un tema de culpas y emociones discordantes; en ese caso se pide a la persona que imagine un tubo de luz dorada rodeada de luz blanca y pida al ser que se vaya hacia la luz o al lugar que le corresponda para su evolución.

TRABAJO ESPIRITUAL

El trabajo constelar lo unifico con el trabajo espiritual, es para mí,  como un gran holograma donde todo se despliega desde la historia de la creación del ser humano, para la integración de la sombra. Cada vez que uno hace una constelación levanta el velo que en el pasado pusieron a la Tierra para que no llegaran ondas de luz, y para manipular al Ser, pues así recuperando espacios del pasado es como se llega a limpiar y depurar todas las estructuras. Por eso en la actualidad no es extraño que los sucesos se remonten a antigüedades infinitas, y que esté introduciendo una variante energética espiritual para ayudara a ascender almas, e incluso entidades, maldiciones, etc.

Para finalizar, es importante indicar que debemos tomar conciencia, de que cada vez que abrimos un sistema familiar, se abre un portal energético, y que debemos cerrarlo una vez acabado el trabajo constelar, para que las almas que forman el sistema estén tranquilas y los que hemos trabajado facilitando o representando ese árbol, no sigamos enganchados a esa energía.

Muy poca costumbre hay de mirar el trabajo de constelaciones como un trabajo energético que debe seguir las mismas pautas de cuidado y cierre que cualquier otro.

CONSTELACIONES FAMILIARES: NUEVA VISIÓN

Las nuevas constelaciones familiares han ido evolucionando al tiempo que ha evolucionado nuestra visión cosmológica de la realidad. Lee más sobre su evolución en nuestra entrada.

CURSO CONSTELACIONES FAMILIARES

Puedes informarte de nuestros cursos en constelaciones familiares.