flores bach y saint germain

FLORES DE BACH Y SAINT GERMAIN: TERAPIAS FLORALES

Esencial Leucantha, la madre universal

Sanando a la madre, con esencias de Saint Germain.

El nacimiento y la vida en el feto es uno de los acontecimientos más importantes de la vida de cualquier persona. Sin embargo este momento y la relación con la madre no siempre es recordado de una manera amorosa. Ni siempre proporciona el deseado sentimiento de seguridad existencial. ¿Qué le sucede al niño cuando aprende o siente que su madre no le desea?. O que para ella “el bebé llega en un momento inoportuno”?

Ese niño romperá desde el  mismo momento en que siente  que no es deseado el vínculo con su madre, cortará el cordón umbilical. De nada sirve si la madre finalmente lo acepta  momentos después, pues el niño romperá ese hilo que le une al mundo.

La madre es el vehículo por medio del cual entramos en contacto con el mundo. Ella es la primera casa que habitamos, representa los ojos, y los sentidos del feto y es a través de sus sentimientos como forjamos nuestra personalidad. Un niño que se siente rechazado por la madre desde su estancia en el vientre, tendrá unas características especiales. Se sentirá perdido, no conectará con lo que tiene alrededor, no se sentirá plenamente en la tierra, en la mather, materia. Este niño, será un niño rebelde, que tendrá una difícil adaptación. Con 12 años, todavía no habrá encontrado su vocación, y sentirá “vacío interno”. En muchas ocasiones, sentirá una dependencia emocional hacia la madre, esperando su aceptación o hacia otras personas que sistemáticamente le rechazan.

El arquetipo de la diosa Demeter

La madre, está representado por la mitología griega por Demeter. Ceres para los romanos, diosa de la cosechas, ligada a la figura de la madre. Para ella lo más importante son sus hijos. Es la madre nutricia, que entrega su vida por sus hijos y le suele ser difícil desprenderse de ellos cuando crecen. Es cariñosa y sensible.

Flores de Bach y Saint Germain

Las esencias florales ( flores de bach y Saint Germain) son extractos sutiles líquidos, que se toman generalmente por via oral y que llevan la energía de la flor de la que se extrae la esencia. Ésta sirve para transformar  temas profundos relativos al bienestar emocional. El desarrollo del Alma y la salud mente-cuerpo. Tal como indica Neide Margonaire la creadora de las Esencias de Saint Germain, “Actitudes, palabras, pensamientos malos y negativos, bloquean el pasaje de la luz por los electrones que componen nuestros cuerpos, el físico y los suprafísicos y son éstas las causas de las enfermedades. La enfermedad física es la cristalización de una postura errónea de nuestra personalidad. Es un disturbio energético, que se inicia en uno de los cuerpos suprafísicos: etérico, emocional o mental. Posturas éstas que están en contra de nuestra Divinidad Interna”.

En la terapia floral de Saint Germain, existe una flor, pequeña y discreta, parecida a una sencilla margarita que se llama Leucantha (bidens leucantha). Está flor es un bien para la humanidad, pues viene a sanar a la madre, trabaja el perdón y nos conecta con nuestra Gran Madre Interna. El bloqueo de esta energía hace surgir, tanto en la madre como en el hijo, estados de oscilación en la personalidad, son indecisos, confusos y dependientes uno del otro. Esta esencia floral activa la voluntad y la acción creativa y hacia el movimiento.

Es útil en caso de dificultades en quedarse embarazada, en casos de maternidad inmadura, para situaciones donde hay bloqueo en la comunicación entre la madre y el hijo.

Puedes tener más información en este enlace.